Pages

Tutorial: BH California Custom, parte 4

Montaje, accesorios y decoración de la bici

En los otros 3 posts hemos visto el desmontaje de la bici, el decapado, el restaurado de los componentes y la reparación del sillín.

En esta última entrada, veremos como queda la bici tras el montaje y la decoración de la misma. 

Si os fijásteis en el primer post, la bici tenía una especie de protecciones, tanto en la barra central (en la foto ya se la había quitado) y en la potencia. 




Además de estar en malas condiciones, y de no ser capaz de dejarlas decentes por mucho que las lavara, faltaba la de la barra superior, así que me decidí desde un principio a hacer piezas de cuero, acorde a las tonalidades que había elegido para la bici.

Otro punto importante eran los vinilos. Hay páginas en internet que te venden pegatinas para este tipo de bicis, pero ya que la bici no va a llevar los mismos colores que llevaba originalmente, lo mejor sería encargar unos vinilos personalizados, que además son mejores que las pegatinas. Buscando por google, encontré este imagen:



Partiendo de ella, la modifiqué en photoshop para modificarla y dejarla acorde a la carta de colores que me ofrecían para los vinilos.

Una vez terminado todo este trabajo, volví a llevar la bici a mi colega Víctor, de Bicicletas Cubino, de cuyas manos me fío más que de las mías. El resultado de la bici montada y decorada se puede ver en las siguiente fotos.
En las dos primeras fotos se ve lo que decía antes de los vinilos. Respetando el diseño original, simplemente varié los colores y eliminé sombras para no recargar demasiado



En las dos siguientes se ven las piezas que tuve que diseñar en cuero para sustituir las protecciones. A parte de la pieza de cuero, puse por debajo espuma para evitar golpes con las barras. A fin de cuentas, es una bici de niño. También se puede ver que, al carecer de los puños originales, tuve que hacer unos a medida también en piel.


Otro detalle que añadí fué el cubre plato. Al ser de plástico, la capa superficial se había quedado como polvorienta, como si el plástico se estuviera descomponiendo. Por suerte, frotando con estropajo de aluminio, esta capa salió y dejó suficiente material sin dañar como para que el cubre plato no quedara inservible. Una mano de pintura marrón, y listo!


Finalmente, froté las ruedas y los pedales con un estropajo de aluminio al igual que hice con el cubre plato y le coloqué cámaras y cubiertas nuevas. Además, se le pusieron cables de freno y fundas nuevas y la cadena también nueva porque estaba inutilizable.

¿Total? 35€ de pintura, 8€ de decapante, 2€ de los vinilos y unos 50€ en el taller. No ha llegado a 100€. ¿Ha merecido al pena el gasto? por supuesto.

Un par de fotos de la bici lista para volver a ser usada (siempre y cuando se trate de mi descendencia, con lo que me ha costado, por los cojones voy a dejar que otro me la estropee)




Pablo Matas Royo

Ingeniero Industrial de profesión, necesito de todo lo que aquí podéis encontrar para sacar las cosas serias de mi cabeza y dejar hueco para seguir metiendo mierda

No hay comentarios:

Publicar un comentario